| VOLVER |

Pero el amor es más fuerte

Los cromosomas nos identifican pero no dicen todo…

Los genitales nos identifican, pero tampoco lo dicen todo…

Entre XX y XY hay una variedad de genotipos masculinos y femeninos.

Ellos bailan la danza de las hormonas y todos juntos dan los matices al gran tapiz de lo humano,

pero…, aún así sigue inconcluso.

Falta la urdimbre que sostiene esa natural diversidad.

Los genes pueden ser variados y fuertes.

Las hormonas pueden ser variadas y fuertes.

Pero el Amor, el Amor es más Fuerte…

Nei González – Pero el Amor es más Fuerte

 

Esta es una serie en curso sobre diversidad sexual. Trabajé la idea de la diversidad tomando los símbolos de masculino y femenino y el de los cromosomas que definen el sexo a nivel genético X e Y.

 A partir de allí sobre fondos texturados con la leyenda “Pero el Amor es más fuerte” pegué papeles sobre los que escribí textos que dediqué a personas que amo profundamente y tuvieron que pasar por instancias de miedos y discriminación para aceptar y ser aceptados en su orientación sexual.

La espina, elemento reiterado en mi obra, tomó acá una connotación con la que nunca había trabajado: un símbolo del dolor de la lucha por ser uno mismo en medio de una sociedad aún con férreas posturas heterosexistas y androcéntricas.

Sexo, sexualidad, género, todo esto atravesado por la urdimbre del Amor que nos sostiene, nos fortalece y nos sana…